• RSS El Blog de Zoe
  • Facebook Melania Bentué
  • Twitter Melania Bentué
  • Linkedin Melania Bentué
3/12/2014

Investigadores estudian, a través del electrocardiograma, el riesgo de sufrir un episodio de muerte súbita cardiaca

Entre los objetivos de su trabajo figura una mejor identificación de los pacientes que realmente pueden beneficiarse del implante de un desfibrilador

Investigadores estudian, a través del electrocardiograma, el riesgo de sufrir un episodio de muerte súbita cardiaca

Una de las líneas de investigación del grupo BSICoS del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) de la Universidad de Zaragoza y el CIBER-BBN, es el análisis de la señal electrocardiográfica (ECG) para evaluar el comportamiento eléctrico del corazón y proponer marcadores de riesgo cardiaco. Se trata de un análisis útil porque, a partir de una medida no invasiva y simple de obtener, como es el electrocardiograma, se pueden predecir riesgos altos de sufrir eventos arrítmicos que podrían derivar en muerte súbita cardiaca (MSC) y, en función de ello, diseñar terapias.

La muerte súbita cardiaca puede evitarse implantando desfibriladores en el corazón que sean capaces de realizar automáticamente una descarga eléctrica cuando estos eventos ocurren. Sin embargo, es difícil distinguir a los pacientes que de verdad se beneficiarían de llevar un desfibrilador de los que no. Estudios recientes muestran que sólo un desfibrilador implantable de cada 18 activa sus funciones de desfibrilación alguna vez, por lo que es muy conveniente identificar mejor a los pacientes que realmente pueden beneficiarse de este implante. 

El Grupo de Investigación BSICoS del I3A ha realizado un estudio retrospectivo, en el que figuran registros ECG Holter de 24 horas de 650 pacientes con insuficiencia cardiaca, de ellos, en los siguientes cuatro años fallecieron 52 por MSC (muerte súbita cardiaca) y 67 por fallo mecánico crónico del corazón. La conclusión de este estudio es que un valor elevado de este marcador propuesto es pro-arrítmico e identifica apropiadamente a los pacientes con mayor riesgo de derivar en muerte súbita cardiaca, mientras que un valor excesivamente bajo se asocia con mayor riesgo de muerte por progresión de la insuficiencia crónica del corazón.

El resultado, que debe confirmarse en futuros estudios clínicos, permitiría distinguir a los pacientes con insuficiencia cardiaca crónica que podrían beneficiarse en mayor medida de llevar un desfibrilador implantable (pacientes con riesgo a sufrir un episodio de muerte súbita cardiaca) de aquellos que deberían ser dirigidos a otros tratamientos o medidas preventivas (fallo mecánico crónico), e identificar también aquellos que no presentan riesgos a medio plazo, con las ventajas económicas que ello también supondría para los sistemas de salud.

¿Qué es la señal electrocardiográfica?

La forma de la señal ECG es un reflejo de la actividad eléctrica del músculo cardiaco (miocardio) al medirse en la superficie del cuerpo humano. Por ello, el ECG tiene una forma repetitiva con cada latido cardiaco. La forma de las distintas ondas que componen la señal en torno a un latido son la “firma” que las distintas partes del corazón (aurículas, ventrículos) dejan en los distintos momentos de su funcionamiento (activación o recuperación).

Los trabajos se centran en realizar medidas automáticas sobre la zona del electrocardiograma correspondiente a la recuperación ventricular de cada latido (conocida como onda T) y sobre ellas inferir información sobre la dispersión de esta recuperación en las células del corazón. La dispersión viene a ser una medida del grado de heterogeneidad en el comportamiento de la recuperación de las células del ventrículo. Se conoce, a través de estudios experimentales, que cuanto mayor es la dispersión en un corazón mayor es el riesgo arrítmico que éste presenta.

Basándose en el conocimiento electrofisiológico a nivel celular de la distribución 3D de las células en el miocardio y de la evolución de este fenómeno con cambios de ritmo cardiaco, este grupo de investigadores ha propuesto un índice de riesgo que cuantifica las variaciones de anchura en la parte final de la onda T cuando ocurre un cambio notable de ritmo cardiaco.

Este trabajo, realizado por Julia Ramírez, Ana Mincholé, Pablo Laguna y Esther Pueyo ha recibido este año dos reconocimientos internacionales:

  • Rosanna Degani Award for the best oral and written presentation at the Young Investigators Competition at the 2013 International Conference on Computing in Cardiology, Sep 2013.
  • Michael Ringborn Young Investigator’s Award. 12th Staff Studies Symposium, Sep 2014.

COMPARTIR

Comentarios

Deja un comentario

Respuesta sistema:

Nombre

URL (http://...)

Email

Comentario


Escribe aquí el código de seguridad:

  • RSS El Blog de Zoe
  • Facebook Melania Bentué
  • Twitter Melania Bentué
  • Linkedin Melania Bentué
5 Años El Blog de Zoe

Sígueme

Indagando TV

clica para ver indagando tv

Hemeroteca

agosto - 2017
julio - 2017
junio - 2017
mayo - 2017
abril - 2017
marzo - 2017
febrero - 2017
enero - 2017
diciembre - 2016
noviembre - 2016
octubre - 2016
septiembre - 2016
agosto - 2016
julio - 2016
junio - 2016
mayo - 2016
abril - 2016
marzo - 2016
febrero - 2016
enero - 2016
diciembre - 2015
noviembre - 2015
octubre - 2015
septiembre - 2015
agosto - 2015
julio - 2015
junio - 2015
mayo - 2015
abril - 2015
marzo - 2015
febrero - 2015
enero - 2015
diciembre - 2014
noviembre - 2014
octubre - 2014
septiembre - 2014
agosto - 2014
julio - 2014
junio - 2014
mayo - 2014
abril - 2014
marzo - 2014
febrero - 2014
enero - 2014
diciembre - 2013
noviembre - 2013
octubre - 2013
septiembre - 2013
agosto - 2013
julio - 2013
junio - 2013
mayo - 2013
abril - 2013
marzo - 2013
febrero - 2013
enero - 2013
diciembre - 2012
noviembre - 2012
octubre - 2012
septiembre - 2012
agosto - 2012
julio - 2012
junio - 2012
mayo - 2012

Sígueme

Sígueme

copyright 2016 . www.elblogdezoe.es . Melania-Zoe Bentué