Información de Salud y Ciencia

por Melania Bentué

24/1/2021

La pandemia tiene un importante impacto sanitario en la atención a pacientes con cáncer

Ante la incertidumbre sobre la evolución de la covid-19, diferentes sociedades científicas piden medidas que permitan el acceso a la actividad diagnóstica, terapéutica y asistencial

La pandemia tiene un importante impacto sanitario en la atención a pacientes con cáncer

La irrupción de la pandemia provocada por la covid-19 ha tenido un fuerte impacto sobre la atención sanitaria a pacientes oncológicos, pero también en los programas de cribado de cáncer. La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), junto a otras sociedades científicas, y la Sociedad Española de Epidemiología lo han recogido en diferentes informes en los que llaman la atención sobre la situación de las personas enfermas y también sobre el retraso en el diagnóstico de los cánceres de mama, colorrectal y cérvix.

Entre los meses de marzo y junio del año pasado hubo una disminución de la actividad diagnóstica de cáncer en citologías (30%) y biopsias (23,5%); el número de pacientes atendidos en los hospitales de día descendió un 14% y lo mismo sucedió en pacientes tratados con quimioterapia, con un descenso del 9,5% y el de los tratados con radioterapia un 5%.

Son algunos de los resultados del primer estudio con datos multihospitalarios para cuantificar la magnitud del impacto de la primera ola de la pandemia en los pacientes oncológicos y oncohematológicos en el que han participado la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP), la Sociedad Española de Enfermería Oncológica (SEEO), la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) y la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Este estudio ha analizado los meses de confinamiento, de marzo a junio, comparando los resultados con el mismo período del año 2019.
 
Por su parte, la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) pronostica un aumento de cánceres en estadio avanzado por el impacto de la covid-19. La paralización y ralentización de los programas de cribado en España está retrasando el diagnóstico de los cánceres de mama, colorrectal y cérvix y, por lo tanto, aumenta las posibilidades de detectar la enfermedad en estadios más avanzados.
 
La SEE aboga por que se implementen medidas para el control del cáncer en el contexto actual y mejorar así la atención sanitaria de los enfermos oncológicos durante la pandemia. Sus recomendaciones se alinean con las acordadas por el Comité de Seguimiento y Evaluación de la Estrategia en Cáncer del Sistema Nacional de Salud a partir de la moción aprobada en la Comisión de Sanidad y Consumo del Senado, en su sesión del 13 de octubre de 2020. En dicho acuerdo se establece la recomendación de mantener los programas de cribado de cáncer, que ya han demostrado su eficacia para el diagnóstico precoz y el control de la enfermedad.
 
En caso contrario, los efectos sobre la salud de la población serían considerables, al retrasar la detección, la tasa de supervivencia se resentiría. De hecho, diversos modelos basados en microsimulaciones auguran que, tras la paralización del cribado se espera un aumento de los cánceres en estadios más avanzados, un exceso de mortalidad y posibles inequidades de acceso.
 
Los expertos también coinciden en que, ante la incertidumbre de la evolución de la epidemia, es necesario plantear estrategias que permitan el acceso al cribado de toda la población diana con la periodicidad recomendada. Además, en caso de una prueba de cribado sospechosa, se insta a la realización de estudios adicionales. 
 
Asímismo, el acuerdo recoge la necesidad de "poner en marcha planes para mantener una provisión basal de servicios de diagnóstico y tratamiento de cáncer durante los picos covid-19" para evitar que la pandemia colapse el sistema de diagnóstico de enfermedades oncológicas. 
 
Ante esta situación, han surgido organizaciones como el Global Modelling Consortium (CCGMC), con el objetivo de generar evidencia para asesorar a los gobiernos en la toma de decisiones para el control del cáncer, tanto durante como después de la crisis. El consorcio está coordinado por el Cancer Council New South Wales y cuenta con la participación de la International Agency for Research on Cancer (IARC), la International Cancer Screening Network (ICSN) y el Canadian Partnership Against Cancer. Actualmente, hay implicados más de 260 profesionales de 28 países y 156 instituciones distintas, entre ellas, el Grupo de Cribado de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE).
 
El estudio realizado por las cinco sociedades científicas relacionadas con la oncología y por la AECC apunta que la primera ola de la pandemia supuso un descenso tanto en el número de nuevos diagnósticos como en el inicio de nuevos tratamientos en la población con cáncer debido, en la mayor parte de los casos, a la suspensión de la actividad asistencial durante ese periodo de tiempo, aunque también ha influido en la disminución del número de diagnósticos el temor por parte de los pacientes a acudir a sus centros hospitalarios por miedo a la infección por coronavirus.
 
Además, el estudio señala que hubo menos actividad diagnóstica, menos pacientes nuevos, pero más atención telefónica. En este sentido, se multiplican casi por tres las consultas de seguimiento hechas telefónicamente y se producen un descenso de alrededor de un tercio en las consultas presenciales respecto a 2019. Durante el mes de junio las consultas presenciales volvieron a los números del año anterior.
 
En cuanto a las nuevas consultas, se observó que el número de pacientes nuevos decreció un 21% con relación al mismo período del año anterior, siendo la mayor caída los meses de abril y mayo con un 32% menos que en 2019. Los pacientes atendidos en hospitales de día descienden una media del 14%, mientras que el número de quienes reciben tratamiento con quimioterapia baja un 9.5%.
 
En los servicios de radioterapia, hubo un 9% menos de pacientes que en los meses de marzo, abril y mayo del 2019. El número de personas tratadas con radioterapia desciende un 5% de media en este periodo de tiempo. 
 
Las pruebas diagnósticas, durante la primera ola de la pandemia, tuvieron una disminución del 57% de la actividad diagnóstica en citologías en general lo que da lugar a una disminución del diagnóstico de cáncer con esta prueba del 30%. Estos datos reflejan la disminución de actividad de este tipo de diagnósticos en todos los pacientes no-covid en los hospitales.
 
A la vista de estos datos, todos los participantes solicitan que las autoridades pongan en marcha medidas que eviten la suspensión de la actividad diagnóstica, terapéutica y asistencial en general en las siguientes olas de la pandemia, para lo que se ponen a su disposición con el fin de ver posibles soluciones a esta situación.
 
También creen que es necesario que los pacientes no demoren las consultas ni abandonen tratamientos por miedo a la infección por coronavirus. El 100% de los servicios que han participado en este proyecto habían puesto medidas de control durante el mes de marzo de 2020 y en todos ellos se ha mantenido la atención, individualizando y adaptando las decisiones terapéuticas en cada paciente.
 
Más información:
Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)
Sociedad Española de Epidemiología (SEE)
 

Categoría
Salud

Etiquetas
, , , , ,

Compartir


Comentarios

Deja un comentario





Newsletter

Melania Bentué . Premio Cine y Salud 2018 . Periodista Zaragoza

Hemeroteca

2021
2020
2019
2018
2017
2016
2015
2014
2013
2012